Historia

14 julio, 2014

El Colegio del Verbo Divino fue fundado por la Congregación del Verbo Divino el 10 de abril de 1950, para educar a la juventud chilena bajo el carisma misionero de la SVD y de la Iglesia, formando líderes católicos que luchen por transformar la sociedad, haciéndola más justa y solidaria. Por eso, el Colegio privilegia la formación evangelizadora y la excelencia académica.

El comienzo

La Congregación del Verbo Divino se hizo cargo, en primer lugar, del Liceo Alemán de Copiapó, labor que continuó en el Seminario de La Serena y luego, en 1910, en el Liceo Alemán de Santiago. Posteriormente, asumió el Colegio Germania de Puerto Varas y más tarde fundó el Liceo Alemán del Verbo Divino de Los Ángeles.

En 1950, la Congregación inauguró el Colegio del Verbo Divino, ubicado en el barrio “El Golf” de Las Condes. El P. Provincial -José Doemkes- nombró al P. Werner Fromm para que buscara un terreno que sirviera de campo deportivo para los alumnos del Liceo Alemán. Éste último se puso en contacto con la Sra. Elena Errázuriz de Sánchez, quien ofreció vender cuatro hectáreas. A pesar de que el terreno no estaba urbanizado ni de haber casas en los alrededores, al P. Provincial le agradó la idea de instalar allí un colegio, de modo que le encargó a su futuro fundador -el P. Werner Fromm- la construcción del nuevo establecimiento.

El P. Fromm se apoyó en los ex alumnos del Liceo Alemán y en la Sociedad Inmobiliaria Verbo Divino S.A. Se presentan 24 proyectos para la construcción, resultando ganador el de los arquitectos Sergio Larraín, Emilio Duhart, Alberto Piwonka y Mario Pérez de Arce; la obra fue encargada a la constructora Desco.

El 11 de abril de 1950 se inician las clases con 160 alumnos matriculados, bajo la dirección del P. Doemkes.

Los Rectores: gestores del cambio educativo

A partir del primer P. Rector, todos sus sucesores han representado el cambio, la modernización y actualización permanente del Colegio en lo educativo-formativo. En sus más de 60 años de existencia, el CVD ha sido dirigido por los siguientes Padres Rectores:

Iglesia CVD

La Iglesia del CVD se terminó de construir en 1964, con el rectorado del Padre Eduardo Oggier (1963-1968). Sus arquitectos fueron Sergio Larraín, Emilio Duhart, Mario Pérez de Arce y Alberto Piwonka.

Vitreaux

La estructura cuenta con seis vitrales confeccionados por el vitralista austríaco Adolfo Winternitz, cada uno de tres metros de acho y 12 de alto, que representan a “Moisés y los diez mandamientos”, “La Creación”, “Pentecostés”, “La Anunciación”, “Envío Misionero de los Apóstoles” y la “Transfiguración del Señor”.

En tanto, el Cristo de fierro que preside el altar fue creado por el escultor Sergio Castillo, ex alumno del Liceo Alemán.