El CVD es una institución educativa cuyo centro es la persona de Cristo. No somos cualquier colegio, somos el Verbo Divino, que tal como anuncia San Juan al inicio de su Evangelio: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”.

El propósito de nuestro Colegio es generar procesos de aprendizaje integral que, desde la Palabra de Dios y el carisma misionero de la SVD, los alumnos logren una síntesis entre el mundo espiritual y académico para contribuir al desarrollo de una sociedad más humana, al cuidado de la creación.

Desde este punto de vista es que el CVD se ha propuesto, para los próximos cinco años, dar respuestas más efectivas, fortaleciendo una formación integral, donde todos los niños y jóvenes, sin distinción, sean el foco de las políticas de aprendizaje.

Estas declaraciones se encuentran plasmadas en una Planificación Estratégica, cuyo propósito es hacer realidad el Proyecto Educativo Institucional, como también aunar fuerzas para que todos juntos, como comunidad, caminemos en la misma senda.

Los invitamos a vivenciar esta planificación, trabajando arduamente en la obtención de sus metas, a identificarnos en lo profundo con este Colegio que nos acoge y que nos exhorta a potenciar el compromiso, la participación, el trabajo bien hecho, el bien común, el cuidado y el respeto entre todos.

En síntesis, los invitamos a crear un espacio en el que todos podamos desplegar nuestros talentos y capacidades, entregando lo mejor de cada uno en función de nuestros alumnos y el fortalecimiento de las raíces de este gran Colegio.

Peldaño a peldaño
Énfasis en nuestra labor
Lo que nos mueve