Nuestra Misión Intercultural

El sello de la espiritualidad del Verbo Divino es la misión y dar a todos el testimonio del Reino de Dios en la Tierra. De acuerdo a las Líneas Educativas de los Colegios de la Congregación del Verbo Divino en Chile, “por la misión nos conocen. Misión es nuestro carisma, nuestra ‘música’, en el concierto de las Congregaciones de la Iglesia”.

Esta misión a la que apela la Congregación la denominamos “Diálogo Profético” desde el Capítulo General de 2000, que significa “ponerse en camino hacia otros, al encuentro con un ‘tú’, que implica deponer todo asumo de arrogancia, presunción y dogmatismo. Es expresión de respeto, solidaridad y amor, de escucha, humildad y sencillez; a su vez implica reconocer a los demás como interlocutores valiosos, poseedores de verdades, tesoros, herencias, ‘Semillas del Verbo’, como dijo el Concilio Vaticano II “. (Líneas Educativas de los Colegios de la Congregación del Verbo Divino en Chile, Pág. 25, 2009).

En este diálogo debemos abrir nuestro corazón a diferentes tipos de interlocutores, que nos interpelan, nos exigen y nos entregan un sinnúmero de bendiciones. Tenemos que entregarnos a quienes están ajenos a todo tipo de fe, a los pobres y marginados, a personas de otras culturas y también que practiquen distintas tradiciones religiosas. A todos ellos podemos servir y ellos a nosotros también.

Lo fundamental y característico de este diálogo es que nos permite salir de nosotros para llenarnos de las riquezas del otro. Podemos encontrar muchos tesoros en el prójimo, ya sea en sus vivencias, formas de pensar y también en sus diferencias con nuestras creencias y maneras de ver la vida. Este diálogo debe ser abierto, respetuoso y humilde, en el que entreguemos y a la vez recibamos.

La soberbia debe hacerse a un lado en este encuentro. Debemos salir de nosotros con toda humildad y apertura, desligarnos de ataduras para poder comprender y conocer al otro que tanto nos tiene que enseñar.

Pero este diálogo no es algo meramente cotidiano. Debe estar inmerso en la opción por Jesús y en su Buena Nueva, pero sin imponerla. El misionero, ya sea laico o religioso, nunca debe dejar de lado su fe. Por eso es profético, porque identifica este diálogo desde la vivencia de la propia fe cristiana.

Puntualmente, para nuestro Colegio, el Diálogo Profético es un principio fundamental de la educación que queremos entregar a nuestros alumnos. Éste se entiende como “la disposición y la acción de salir al encuentro de nuestro prójimo, para lo cual forjamos en nuestros alumnos una actitud de apertura y tolerancia, que les permita vencer todo tipo de barreras (culturales, étnicas, socioeconómicas ,etc.).

Pero para poder entregar este principio a nuestros estudiantes, es categórico entenderlo nosotros como adultos en primera instancia y vivirlo con respeto y entrega. Somos ejemplo en todo momento de los niños y jóvenes del CVD quienes se empapan de nuestro quehacer y de la forma en cómo actuamos y resolvemos los inconvenientes. Entonces, si en la rutina nos conocemos como colegas educadores, nos respetamos en nuestra labor y nos enriquecemos de la experiencia del otro, nuestros alumnos sin duda aprenderán de primera fuente la importancia del diálogo profético.