Colegio del Verbo Divino

Querida comunidad:

Esta semana estamos terminando la primera mitad del año. Hoy martes 30 de junio termina el sexto de los doce meses del año; mañana, miércoles 1° de junio, se cumplen 183 días de este año 2020 que, por ser bisiesto, tiene 366 días. Hace poco tuvimos el solsticio de invierno, por lo que los días empiezan a ser más largos. Pocos días después el día de San Juan. En mi niñez se practicaban ritos de año nuevo, como tirar papas – una pelada, una a medio pelar y otra con cáscara – debajo de la cama. Al amanecer se tomaba una de las papas, que indicaba cómo iba a ser el año: con mucha, mediana o nada de fortuna. En estos días los pueblos originarios de nuestro hemisferio sur celebran el renacer de la naturaleza.

Es un momento para hacer un balance de lo que ha sido este difícil semestre, con una de las pandemias más graves que ha vivido la humanidad, lo que nos ha obligado a (improvisar) desarrollar soluciones para no perder el año académico y poder continuar con nuestra misión de que todos los alumnos aprendan, y que dichos aprendizajes sean integrales. Todos hemos sufrido del encierro, el tener que estar trabajando y atendiendo las necesidades del hogar al mismo tiempo, lo que causa mucho estrés. Hemos sufrido por no poder estar junto a algunos de nuestros seres queridos. Hemos sufrido el temor a enfermarse o a perder seres queridos, a perder el trabajo o a sufrir disminuciones en los ingresos familiares. Y algunos no sólo han sufrido el temor a esos males, sino que realmente han perdido el trabajo, se han enfermado o han perdido seres queridos. En nuestra comunidad fallecieron de cáncer durante estos meses el ex alumno y apoderado Ismael Claudio Cárdenas y el funcionario Nelson Gabriel Rojas, además de varias personas relacionadas a la comunidad, como el hermano de una profesora, el abuelo de una psicóloga, la abuela de un coordinador pastoral, la abuela de dos alumnos, varios ex alumnos, entre ellos el doctor René Sánchez. No sigo enumerando personas fallecidas en estos meses porque son muchas. Sólo quería mencionar algunos para mostrar que este ha sido un semestre sumamente duro. Pero de estas experiencias duras, todos podemos aprender.

Ya tuvimos vacaciones de invierno, que en realidad fueron en otoño, por lo que no podemos legalmente tener nuevamente vacaciones de invierno, pero – tal como lo han hecho varias universidades y colegios – necesitamos detener un poco este acelerado y estresante ritmo para reflexionar, para pensar, para profundizar lo que hemos aprendido. Algunos han hablado de una semana offline, otros de una semana de trabajo personal, otros un tiempo de meta cognición. Vamos a terminar “este primer tiempo” con entrevistas de los profesores jefes con sus alumnos, lo cual no es fácil, especialmente para los profesores, que tendrán “una maratón de entrevistas”. Pero necesitamos todos del contacto personal, que debido a la pandemia no puede ser presencial, pero será por video llamada. Esas entrevistas están programadas para el viernes 10 en la tarde y los tres días previos al feriado: lunes 13 a miércoles 15 de julio. La idea es cerrar esta primera etapa del año con esas conversaciones entre profesores jefes y sus alumnos, acompañados de sus padres.

El día de Nuestra Señora del Carmen es feriado en Chile desde hace algunos años. Antes no se notaba, porque tocaba durante las vacaciones de invierno. Este año el 16 de julio toca jueves, por lo que tendremos el día siguiente sin clases por ser inter feriado. Los tres días de la semana siguiente serán sin clases online, para dar un respiro a profesores y alumnos, con el fin de hacer trabajos atrasados, leer los libros que se han recomendado, y – especialmente- para reflexionar. Quiero terminar haciendo un comentario relacionando la reflexión de los acontecimientos vividos con nuestra espiritualidad cristiana, y verbita en particular, importante en este año en que la congregación cumple 120 años en Chile y nuestro colegio 70 años de existencia.

Durante las últimas tuvimos muchas fiestas litúrgicas que nos hablaban de nuestra identidad como colegio de la Congregación del Verbo Divino: Pentecostés, la Santísima Trinidad, Corpus Christi, el Sagrado Corazón de Jesús, y además fiestas de grandes santos como Juan Bautista, y ayer San Pedro y San Pablo. Al día siguiente al Sagrado Corazón de Jesús se celebra el Inmaculado Corazón de María. Dos veces – cuando vienen los pastores y cuando Jesús se pierde en el templo – se dice que ella “guardaba todas estas cosas, meditándolas es su corazón”. Los invito que – especialmente desde el día de la Virgen del Carmen, patrona de Chile – a hacer una pausa justamente para interpretar lo que hemos vivido y aprendido durante estos meses de encierro, tal como lo hacía María, modelo de persona que logra un diálogo profundo con Dios mismo, porque se da el tiempo para una pausa, para meditar en su corazón las cosas que sucedían en su vida.

Unidos en el Verbo Divino,
Sergio A. Edwards V. svd
Santiago de Chile, martes 30 de junio de 2020


Podcast del Evangelio «Palabra de Dios»

Todos los domingos, en la Radio Agricultura, El Padre Sergio Edwards V. svd., comenta el evangelio. Para acceder a los podcasts, haga clic aquí

Comentario domingo 5 de julio de 2020

Introducción

“Vengan a mí los que están agobiados”

El yugo o barra de madera que se coloca sobre el cuello de dos animales, para que tiren de una carreta era un objeto muy común para el pueblo de Israel. El término griego “yugo” se deriva de la palabra “enyugar; uncir; juntar; atar; unir entre sí”. Los esclavos a menudo tenían que llevar cargas y por esta razón el yugo representaba apropiadamente una condición de esclavitud. Con la expresión “carguen sobre mi yugo”, Jesús está invitando a una amistad que significa: “quiero llevar con ustedes sus sufrimientos”, “llevemos el mismo peso y la misma misión”.

+ EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN MATEO 11, 25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”.

Cerrar menú