La espiritualidad verbita es un camino que nos acerca al misterio de la Santísima Trinidad, quien nos crea por amor y nos llama constantemente, a través de su Palabra, a reconocernos hijos suyos, llamados a ser felices, haciendo el bien a los que nos rodean; cumplir la voluntad de Dios, renunciando a nuestros egoísmos y temores que nos alejan de Dios y de los demás.

El Espíritu Santo nos guía y acompaña por el camino de la entrega gratuita y amorosa, en la construcción del reino de Dios.

Como verbitas, nos consagramos al Sagrado Corazón de Jesús, quien con su infinito amor y misericordia nos toma de la mano y nos acompaña en la gran aventura de ser cada día más humanos, desarrollando el tesoro de nuestra espiritualidad.

Oración del Cuarto de Hora

Invocación a los titulares y patronos de la Congregación del Verbo Divino

Veni Creator Spiritus

Espíritu Santo de Dios

Consagración al Espíritu Santo

Oración a San Arnoldo Janssen y San José Freinademetz