Responsive Image
Jornada de adaptación facilitó el proceso de autonomía.

Descubrieron un mundo nuevo, un Colegio grande, histórico y preparado para recibirlos. Los niños de Prekínder comenzaron el pasado lunes, 9 de marzo, una de las etapas más importantes de la vida. Llegaron al primer día de clases acompañados de sus padres, a una jornada de adaptación planificada minuciosamente con educadoras enfocadas en las necesidades de los niños y los apoderados.

“Como primer día, fantástico, porque cuando los niños vienen con sus papás se sienten más seguros y más tranquilos emocionalmente, los niños y apoderados”, afirmó la Subdirectora de Educación Inicial, Marta Castro.

Las actividades en el aula comenzaron con la presentación de cada familia, una oración en conjunto y la primera tarea del día, confeccionar el nombre para el sujetador de mochilas. Después, las educadoras narraron un cuento y a continuación los niños salieron a recreo. En ese momento los apoderados recibieron una inducción que les permitió conocer información como el manejo de la agenda, la importancia de la puntualidad y la asistencia.

“Queremos vincular a los niños de a poco y lo hacemos respetando la individualidad, con afecto, de una manera que sea muy significativa, para que el niño alcance índices altos de dopamina y sienta las ganas de regresar”, explicó la Subdirectora.

Al cierre, las educadoras hicieron un repaso de la jornada. Un día que, debido su trascendencia, continuará perfeccionándose y extendiendo a lo largo del año su énfasis en lograr un camino seguro, estimulante y equilibrado emocionalmente.


Iniciativas Verbitas