Colegio del Verbo Divino

Guía para hablar del duelo

Es difícil separar la partida de un ser querido de los sentimientos que conlleva y complejo hablar de eso a un niño o adolescente, si antes como adulto no se ha podido tratar con uno mismo.

Generalmente, el duelo es un tema que no suele estar presente hasta que no hay un suceso cercano o los niños y jóvenes, por su propio desarrollo e interés, preguntan por ello. Por eso, es importante estar preparado, porque cuando llega el momento, necesitan respuestas y están dispuestos a escucharlas y entenderlas siempre que las adaptemos a sus sensibilidad y niveles cognitivos. Hablar con naturalidad de la muerte con los niños ayuda a que superen el duelo de manera sana y comprendan que la muerte es una parte más de la vida.

Pensando en lo anteriormente expuesto, el Equipo de Formación presenta el manual «Hablemos del duelo» ofrece pautas para explicar la muerte de seres queridos a los niños y adolescentes.

Descargar el manual aquí

_____________________________________________________________

Plataforma de acompañamiento

Con el fin de apoyarlos durante este tiempo, invitamos a la comunidad a revisar la actualización de la presentación interactiva denominada “Bienestar integral en tiempos de Covid-19: frente al coronavirus, yo me cuido, te cuido, nos cuidamos”. Se trata de una serie de recursos, que están a disposición de todos y que permiten potenciar los aprendizajes socioemocionales. Los invitamos a ver ámbitos como espiritualidad verbita, cuidado emocional, convivencia escolar, entre otros y a enviar sus sugerencias y comentarios por medio de nuestro buzón de contacto.

Para acceder, haz clic aquí


Píldoras para la Misión

En el capítulo 18, el Padre Roberto, nos enseña el lugar que ocupa la Biblia en la vida y misión de El Verbo Divino. Parte de la base que este libro sagrado está expuesto en el contexto de la gran comunicación de Dios con toda la humanidad, por medio de la creación y la historia. La Biblia es, finalmente, un instrumento de salvación, que permite vivir la fe y conocer los designios del Señor.

 


En este encuentro número 17 el Padre Roberto nos explica que los integrantes de la SVD se identifican por tres elementos importantes:

Dar testimonio de la universalidad y apertura del Reino de Dios, por medio de diversas formas de diálogo profético, marcado por las dimensiones características de nuestra respuesta misionera.


En las Píldoras para la Misión número 16, el Padre Roberto nos enseña El compromiso con el diálogo profético no se limita a un mero intercambio verbal, sino que se manifiesta en todos sus aspectos y culmina en encuentro personal. El diálogo es una actitud de solidaridad, respeto y amor. Es a través del diálogo que reconocemos los signos de la presencia de Cristo y de la acción del Espíritu de Dios que nos invita a asumir una actitud abierta y constructiva ante el mundo y la vida. De esta forma nuestro diálogo pasa a ser un diálogo profético siempre abierto a otras culturas, con un gran respeto de sus costumbres, de sus valores y de las “semillas del Hijo de Dios” colocadas en los corazones.


En este nuevo capítulo, el Padre Roberto nos enseña que en la tradición de San Arnoldo Janssen el Espíritu Santo ocupa en un lugar muy significativo. Para nuestro fundador, el principio de todo está en la Trinidad: «El Espíritu Santo es la plenitud del amor entre el Padre y el Hijo», decía San Arnoldo.

Para reafirmar su devoción a Dios un y Trino citaba, además, un pasaje de la Carta a Los Romanos: «Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.»


La Interculturalidad de la SVD forma parte de su propia vocación. Sin embargo, en este capítulo 13 comprendemos que Internacionalidad o Multiculturalidad no significa, aún, Interculturalidad. No basta vivir juntos en un espacio determinado para tener un proyecto común.

Multiculturalidad es la sola convivencia de personas identificadas con variadas culturas, en un mismo espacio social, pero que en la práctica permanecen separados, divididos, opuestos, y no hay un compromiso por una integración real. En cambio Interculturalidad subyace en el reconocimiento de la igualdad de todos los seres humanos. Hace referencia a la interrelación entre culturas y a la búsqueda de una convencía estable, con un objetivo claro y unificado. La verdadera comunicación, en este caso, se fundamenta en la no discriminación y en el respeto a la diversidad. Al ejercitarla se acogen los elementos de la otra cultura como propios.


En Chile, la solidaridad renace cuando hay desastres naturales, especialmente, los terremotos, que son tan recurrentes en el país, hacen que la gente se una, con el objetivo de ayudar a los más afectados. El capítulo 12 también nos explica que existen otras categorías como la solidaridad nacional, por ejemplo (representada en la Teletón) o la solidaridad social, que se refleja en la gran obra desarrollada por el Hogar de Cristo.

Sin embargo, debemos comprender que la solidaridad no debe ser únicamente una acción aislada, sino que ha transformarse en una actitud, en una forma de vida, que exige la fuerza y capacidad para salir de sí mismo y ponerse en el lugar del otro. Esto es muy difícil, sobre todo en nuestra sociedad, a la cual diariamente la separan más brechas absolutas.

En estos tiempos de pandemia, esas diferencias se han hecho aun más evidentes. Cuesta empatizar con el prójimo, ya sea con los pobres, las mujeres, los migrantes, los indígenas, los niños o los jubilados. Ante este hecho, no podemos soslayar que la solidaridad es la esencia de nuestra fe, el criterio de santidad y el contenido de nuestra humanidad.


El capítulo 11 nos enseña que, a través de los años la sociedad siempre ha sido patriarcal, de dominación masculina. Y en la Biblia, la mujer está al mismo nivel de los niños, los forasteros y los más necesitados, cumpliendo un papel secundario. Pero actualmente, estamos siendo testigos de una nueva lectura de las escrituras. Tal como dice el Papa Francisco: «La Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición, y unas capacidades peculiares que suelen ser más propias de las mujeres que de los varones».


«Jesús es el Verbo de Dios hecho Carne». Esta cita, que refleja la encarnación de Jesús, es el tema principal de la cápsula número 10 de las Píldoras para la Misión. En este segmento, aprenderemos que en la Biblia existen tres instancias que se refieren a este misterio:
Jesús se hace carne, débil y mortal
Jesús nace de una mujer, la Virgen María
y la kenosis o modo de encarnación. Jesús renuncia a sí mismo para acercarse a los hombres, renuncia a la gloria para hacerse siervo y comparte su condición con los hombres, excepto en el pecado.


En esta oportunidad, las Píldoras para la misión nos enseñan que San Arnoldo fundó la congregación con el nombre de Sociedad del Verbo Divino. Nos dio un nombre por el cual nos sentimos especialmente comprometidos con el Verbo Divino y su misión. “Su vida es nuestra vida, su misión es nuestra misión”, declaran las actuales constituciones de la SVD. 


En este quinto capítulo, el Padre Roberto nos presenta la figura del Padre, haciéndonos reflexionar sobre la imagen que nosotros nos hemos hecho de Dios. Ella no es descriptiva. Hablamos de Él en forma analógica y nos acercamos a su verdad, balbuceando humildemente, sabiendo que lo que decimos de ÉL nos sirve para atisbar, un poco más su grandeza.


En este cuarto capítulo, veremos el modo en el que Dios se acerca a las creación y a sus creaturas. La misericordia y el evangelio constituyen un camino para relacionarse con ÉL de manera fluida, ya que las Sagradas Escrituras son la novedad de Dios que nos muestran a Jesús.


En este tercer capítulo, seguimos aprendiendo sobre el misterio de la Santísima Trinidad. Dios Uno y Trino es perfecto en todo. Es omnipotente, es omnisciente y tomó la iniciativa de ir al encuentro del hombre y la mujer, así como también de la creación. ¡Nosotros amamos, porque Dios amó primero! y compartió su felicidad con nosotros.


En este segundo capítulo, el Padre Roberto nos habla acerca de la Santísima Trinidad, misterio fundamental de la espiritualidad de San Arnoldo Janssen y, también, de la SVD. La Santísima Trinidad es la fuente que animó y dio sentido a su vida. Este misterio central de fe cristiana es el motivo de toda actividad misionera de la Iglesia.


Estamos muy contentos de invitarlos a ver y escuchar el primer capítulo de «Píldoras para la Misión», donde el Capellán del Colegio -Padre Roberto Díaz C. svd.- aborda el tema de la espiritualidad. El concepto no es exclusivo de los seres humanos más sensibles y receptivos. Todos poseemos una espiritualidad que da sentido a nuestras decisiones y omisiones y, por ende, se convierte  nuestro valor más preciado.

La SVD es una congregación espiritualmente activa en diferentes ámbitos como la educación escolar, la atención parroquial, las obras sociales y la presencia entre el pueblo Mapuche que ha sido reconocida, por ejemplo, en el trabajo pastoral que los sacerdotes verbitas realizan en Santiago.

En el próximo encuentro de «Píldoras para la Misión», el Padre Roberto hablará sobre las principales características de la espiritualidad de la SVD y su relevancia en la vida actual.
Escriban sus dudas y comentarios a comunicaciones@cvd.cl

¡Viva Dios uno y trino en nuestros corazones y en los corazones de toda la humanidad! (San Arnoldo Janssen).


Himno de la Misión

Basándonos en la espiritualidad de San Arnoldo y San José tratamos de transmitir una forma diferente de ver, sentir y actuar ante el mundo, que se resume en el Himno de la Misión. Te invitamos a interpretarlo junto a los integrantes de la Pastoral del Colegio.

Cerrar menú